miércoles, 3 de marzo de 2010

El Gran Dictador (Discurso)

En 1940 el genio del cine, Charles Chaplin, graba su primera película hablada "El Gran Dictador", en donde plantea una poderosa crítica al nazismo y por ende a todos los regímenes totalitarios. Podríamos hablar en detalle de esta obra que se considera un clásico del cine de todos los tiempos, o de su autor, el gran Chaplin un genio como pocos, pero nos centraremos en el discurso final con el que termina la película, un discurso tan potente, que hace a Chaplin dejar al personaje para expresar sus profundos sentimientos que nos exhortan a la paz y hermandad.

Discurso:

"Lo siento pero yo no quiero ser un Emperador - ese no es mi negocio - no quiero gobernar o conquistar a nadie. Me gustaría ayudar a todos si fuera posible, a los judíos, a los gentiles, a los negros, a los blancos. Todos queremos ayudarnos los unos a los otros, los seres humanos somos así. Todos queremos vivir por la felicidad de todos, no por la miseria de los demás. No queremos odiar y despreciarnos el uno al otro. En este mundo hay espacio para todos y la tierra es rica y puede proveernos a todos.

El modo de vivir puede ser libre y hermoso, pero hemos equivocado el camino.
La avaricia ha envenenado las almas de la gente. Ha levantado barricadas de odio en el mundo; nos ha sumergido en la desgracia y en el derramamiento de sangre.

Hemos desarrollado la velocidad pero nos hemos encerrado en nosotros mismos, las máquinas que nos dan abundancia, nos ha dejado con falta.

Nuestros conocimientos nos ha hecho cínicos, nuestra inteligencia nos ha endurecido y quitado toda amabilidad.

Pensamos demasiado y sentimos muy poco: Más que la máquina, necesitamos a la humanidad; más que a la inteligencia, necesitamos la bondad y la suavidad. Sin esas cualidades, la vida será violenta y todo estará perdido.

El avión y la radio nos han acercado. La naturaleza misma de esas invenciones pide a gritos la bondad entre los hombres, clama la hermandad universal para la unidad entre todos nosotros. Incluso ahora, mi voz llega a millones en todo el mundo, millones de hombres desesperados, mujeres y pequeños niños, todos víctimas de un sistema que hace que hombres torturen y encarcelar a gente inocente. A todos los que pueden oírme les digo: "No se desesperen".

La miseria que ahora cae sobre nosotros es sólo el pasar de la avaricia, la amargura de los hombres quienes temen el camino del progreso humano: el odio de los hombres pasará y los dictadores morirán y el poder que ellos tomaron de pueblo, regresará al pueblo y mientras que los hombres ahora mueren, la libertad nunca perecerá...

¡Soldado! - No te sometas a las bestias, los hombres que te desprecian y esclavizan - los que reglamentan tu vida, y te dicen qué hacer, qué pensar y qué sentir, los que te entrenan, los que te tratan como ganado, como carne de cañón.
No te entregues a esos hombres desnaturalizados, hombres máquinas, con mentes de máquinas y corazones de máquinas. Tú no eres ganado. ¡Tú eres un hombre! Ustedes tienen que tener amor por la humanidad, en sus corazones. Ustedes no odian - sólo lo hacen los desnaturalizados, sólo los desnaturalizados que no sienten amor. ¡Soldados! No luchen por la esclavitud, luchen por la libertad.

En el Capítulo Diecisiete de San Lucas está escrito: "el Reino de Dios está dentro de los hombres"- no un sólo un hombre, no un grupo de hombres - sino todos los hombres – en ustedes, en toda la gente.

Ustedes, el pueblo, tienen el poder, el poder para crear máquinas, el poder para crear la felicidad. Ustedes, El Pueblo tienen el poder de hacer la vida libre y hermosa, hacer de esta vida una maravillosa aventura. Entonces, en nombre de la democracia, vamos a usar ese poder - Vayamos todos unidos. Vamos a luchar todos por un mundo nuevo, un mundo decente que dé a todos los hombres una posibilidad para trabajar, que le dé un futuro, una vejez y seguridad.

Prometiendo esas mismas cosas, las bestias han tomado el poder, pero ellos mienten. Ellos no cumplen sus promesas, ellos nunca lo harán. Los dictadores son libres pero ellos esclavizan a la gente. Vamos ahora a luchar para realizar aquella promesa. Vamos a luchar para liberar al mundo, para abolir las barreras nacionales, abolir la avaricia, el odio y la intolerancia. Vamos a luchar por un mundo de razón, un mundo donde la ciencia y el progreso conduzcan a la gente hacia la felicidad.

¡Soldados! ¡En el nombre de la democracia, unámonos!"

Estas hermosas palabras ya tienen 60 años, pero no han perdido ni una pizca de verdad, aunque el tiempo ha cambiado, las dictaduras ya casi no existen y vivimos en una supuesta "libertad". A pesar de esto, parece que no hemos aprendido mucho, ya que lo único que parece haber cambiado es la ausencia de los dictadores, pero ¿esto es realmente así?, no lo creo, estamos cerca de un nueva esclavitud, las mismas personas que se proclamaban dictadores e intentaban conquistar el mundo, no han desaparecido, parece que sólo se han modificado ligeramente sus planes para lograr lo mismo, escondiéndose en las sombras y enmascarando todo con la supuesta "democracia" y "libertad", ¿en verdad somos libres o seguimos viviendo en un mundo como el que Chaplin quiere evitar? Ojala que el mundo cambie su orientación y por fin logremos vivir en paz, en verdadera libertad y que el progreso sea para todos y no para unos pocos.

Video del Discurso:

3 comentarios:

Gonzalo Araya I. dijo...

Impresionante el discurso, plenamente vigente como dices. Apropiado también para estos días de catástrofe, de terremoto y saqueos.

La dictadura del dinero, del abuso y del poder se hacen sentir; la desesperación, el miedo, el terror, se hace presente de alguna manera en estos saqueos sin sentido. Algo profundo y lamentable pasa en Chile, que se ha llegado a esto, nunca antes visto.

El egoísmo, la avaricia, la intolerancia también se hacen presentes en las dictaduras del poder, del dinero, del progreso que llega solo a algunos. Es un tema complejo que lo deben dilucidar los sociólogos, aunque no te gusten.

Saludos de papá

LEON dijo...

Y YO QUE OENSE QUE EL DISCURSO FINAL DEL ABOGADO DEL DIABLO ERA BUEN XD...

PERO ABLANDO EN SERIO, EN MI PAIS, COLOMBIA, PARECIERA QUE NUNCA SE PODRAN REALIZAR LAS COSA DICHAS EN ESTE DISCUSO, Y AUN SIENDO OPTIMISTA NO CREO QUE ESTO SE LOGRE PRONTO.

Y ALGO MAS, A ESTE ARTICULO LE VENDRIA VIEN LA FRASE QUE DISE "QUIEN DESCONOSE LA HISTORI CONDENADO ESTA A REPETIRLA"

Gonzalo Araya dijo...

Muy cierta esa frase, al desconocer los sucesos que han acontecido en el pasado corremos el peligro de caer de nuevo en nuestros mismos errores. Por lo mismo no se puede olvidar todo el daño que las dictaduras (todas) han provocado al mundo y como nos dice Chaplin en su discurso debemos luchar por la libertad y la hermandad entre los pueblos.

Saludos