lunes, 30 de agosto de 2010

Louise Andreas-Salomé

Más conocida como Lou, fue una novelista, ensayista y psicoanalista judío-rusa. Lou Andreas-Salomé realizó alrededor de 200 obras sobre filosofía, literatura y psicoanálisis, desarrollando su propio estilo y pensamientos absolutamente únicos. Debido a su gran intelecto y capacidad autodidacta, fue tratada como igual, por sus amistades (grandes personajes) como Nietzsche, Rilke y Freud. Claramente, ella fue un desafío para la sociedad dominada por hombres en aquella época, debido a sus inclinaciones liberales.

Su nacimiento, el 12 de febrero de 1861 en San Petersburgo, coincide con un hecho histórico que marcó a Rusia: la abolición de la servidumbre por parte del Zar Alejandro II, lo que provocó un intenso incremento de la industria y un nacimiento de movimientos radicales de obreros, terminando en 1881 con el asesinato del propio Zar.

Contextualizando aún más la época en la que vivió, sabemos que regía las creencias religiosas y por su puesto el machismo, que impedía la total libertad en los estudios para las mujeres. Por estas razones, Lou solicitó clases particulares al pastor protestante luterano Hendrik Gillot, un orador liberal, culto y escéptico, quien le enseñó filosofía, teología, literatura francesa y alemana, recibiendo una preparación intelectual notable. Gillot, veinticinco años mayor que ella, casado y con dos hijos, le propuso matrimonio a Lou, quien tuvo que abandonarlo como tutor. Además, debía buscar condiciones ambientales más favorables para su salud, ya que padecía tuberculosis. Por lo que en 1880 viajó a Suiza y entró a estudiar filosofía, historia del arte y religión en la Universidad de Zurich, siendo una de las primeras estudiantes mujeres.

Nuevamente por problemas de salud, viajó a Italia, donde conoció al filósofo alemán Paul Rée. Friedrich Nietzsche (filósofo, filólogo, poeta, músico alemán, considerado uno de los pensadores modernos más influyentes del siglo XIX), amigo de Rée, también tuvo el gusto de conocer a Lou quien demostraba una gran madurez, inteligencia y que era excepcionalmente atractiva: la describen alta, ojos azules, con rasgos suaves y femeninos. Nietzsche, con treinta y siete años, le comentó al conocerla: “¿De qué estrellas caímos para encontrarnos aquí?”, incluso quiso pedirle matrimonio, confiándole su anhelo a Rée. Los tres compartieron una gran amistad, que se comprueba con aquella famosa fotografía donde aparece Lou amenazante con un látigo, encima de un carro, simulando que es llevada por Rée y Nietzsche, la cual deja mucho para pensar ¿cómo estos personajes se someten a realizar tal simbolismo?

A pesar de la buena comunicación existente entre ellos, comenzaron a nacer roces debido a que ambos filósofos se enamoraron de Lou. Ella nunca les negó su amistad y su compañía intelectual que sintonizaban a la perfección, sin embargo si los rechazó en el ámbito amoroso, lo que ocasionó en Nietzsche una profunda depresión, incluso habló de suicidarse. En 1901 Rée se suicida justo en el lugar en donde Lou, veinte años antes, lo había rechazado.

Se dice que Nietzsche luego de ser rechazado varias veces, finalmente en 1882 desistió de su anhelo amoroso y se encerró en su habitación, donde compuso su gran poema filosófico “Zarathustra”, controlando en cierta forma sus frustraciones amorosas y sus problemas de salud relacionados a problemas psiquiátricos. Andreas-Salomé publicó su ensayo sobre el pensamiento del filósofo: Friedrich Nietzsche in seinen Werken (1894), en el que lo describió como “un genio religioso enfrentado a la muerte de Dios”, además es considerada una obra esclarecedora sobre las teorías de su amigo.

¿Cómo esta mujer logró cautivar a grandes personajes, llegando al punto de enloquecerlos sin ninguna seducción de por medio?, Lou evitaba el contacto físico, al preferir la compañía intelectual y espiritual, siendo indiferente ante los sentimientos que despertaba en los hombres, prevaleciendo el pensamiento y la amistad antes que lo carnal.

A pesar de estar inserta en una época especialmente dominada por los hombres, ella logró ser bastante autodidactica en relación a sus estudios, fue aceptada dentro del círculo masculino compartiendo sus experiencias e ideas, siendo a la vez bastante sumisa y reservada. Incluso se habla de que ella influyó en algunas de las grandes ideas de Nietzsche, ayudándolo a desarrollarlas mediante conversaciones y correspondencia.

Poco después conoció al orientalista Friedrich Carl Andreas, a quien también rechazó como pareja, sin embargo él, tras esta decepción, intentó suicidarse enfrente de ella clavándose un cuchillo en el pecho. Lou llamó a un médico y al día siguiente se comprometieron, consiguiendo el ansiado "si" de esta deseada mujer. Estuvieron casados 43 años, hasta el fallecimiento de Andreas y se dice que nunca se consumió el matrimonio físicamente. Se rumorea que Andreas se relacionaba con las "artes oscuras", ya que inducía alucinaciones e hipnosis en sus discípulos. Fue uno de los que introdujo algunas tradiciones orientales en Europa. La gente, relacionó a Lou con las prácticas de su marido, apodándola "bruja de Hamberg".

Conoce al joven poeta Rainer Maria Rilke, siendo Salomé quince años mayor. Desarrollaron una intensa relación amorosa, siendo amantes durante años, donde se escribieron hasta la muerte de Rilke. Ella le enseñó ruso, presentándole a importantes hombres en el campo de las artes y se mantuvo como su consejera, confidente y musa a través de toda su vida adulta.

En 1911 acudió al Tercer Congreso Internacional Psicoanalítico, donde conoció a Freud. Antes de conocer al fundador del psicoanálisis, Lou Andreas-Salomé había publicado un estudio sobre el amor sexual, Die Erotik (1910). En 1912 pidió permiso a Freud para ir a Viena e iniciarse en el psicoanálisis, siendo la única mujer que Freud aceptó dentro de su "círculo interno" y la Sociedad Psicoanalítica de Viena. Lou participó de reuniones internas y mantuvo correspondencia por más de dos décadas con Freud. Los años siguientes Lou se dedicará completamente al psicoanálisis, como psicoanalista y como investigadora. Ella desarrolló el psicoanálisis entregándole una nueva dirección, siendo su artículo sobre el erotismo, uno de los mejores ensayos según la opinión del propio Freud.

Fue una mujer tan conocida en Göttingen, ciudad alemana donde vivió los últimos años de su vida, por sus estudios y ensayos analíticos originales a partir de sus encuentros filosóficos y psicoanalíticos, que no necesita ser valorada por sus amistades. Incluso en 1937, durante la violencia nazista, la Gestapo esperó afuera de su casa, hasta poco después de su fallecimiento por uremia, para quemar toda su biblioteca y escritos. Sus libros autobiográficos, Grundriss einiger Lebenserinnerungen (1933) y Lebensrückblick (1951), ofrecen una oportunidad para conocer sus teorías, pensamientos y fundamentos, incluso sobre su propia vida y con quienes compartió.

© Guenevere Aguirre, Agosto de 2010

3 comentarios:

Gonzalo Araya dijo...

Notable... Me sorprendió esta biografiá, la verdad no la conocía para nada, pero que tuvo que haber sido una persona increíble para cautivar a tantas grandes mentes, y sin duda su trabajo era sorprendente por si solo... muy muy entretenido, felicitaciones por el articulo mi amor (L)!

Lina dijo...

www.tigredegoma.blogspot.com

Anónimo dijo...

Hi! Mi nombre es Sanjuanita Lattari y soy de Walton, EE.UU. . Tengo un sitio web sobre Georgia empeño Jobs Auto . Voy a poner un enlace a mi blog sobre Auto Equity Loan Atlanta Ga a tu blog. car title loans