jueves, 24 de diciembre de 2009

Nikola Tesla

Nikola Tesla es probablemente el inventor más grande de historia además de poseer un genio solo comparable a personajes de la talla de Einstein, pero aun así ah sido completamente despreciado únicamente por sus extravagantes ideas como la de abastecer de forma gratuita al mundo de energía limpia.

Tesla nace el 10 de julio de 1856 en Smiljan (actual Croacia), hijo de un predicador y una mujer analfabeta que trataban de hacerlo abandonar sus delirios de inventor desde que a los 5 años creó una especie de molino de viento. A punto de morir víctima del cólera, le hizo prometer a su papá que si sobrevivía lo dejaría ser ingeniero. En 1881 viajó a Budapest para trabajar en una compañía de telégrafos estadounidense. Al año siguiente se trasladó a París para trabajar en una de las compañías de Thomas Alva Edison, donde realizó su mayor aporte: la teoría de la corriente alterna, lo cual le permitió idear el primer motor eléctrico de inducción en 1882.

En 1884 se trasladó a Nueva York, creando su propia compañía en 1886 tras romper con Edison después de tener muchas diferencias ante la eficiencia entre la corriente continua (CC) y la corriente alterna (CA) de Tesla.

En 1893 Tesla logró transmitir energía electromagnética sin cables, construyendo el primer radiotransmisor. A finales del siglo XIX, Tesla demostró que usando una red eléctrica resonante y usando lo que en aquél tiempo se conocía como "corriente alterna de alta frecuencia" (hoy se considera de baja frecuencia) sólo se necesitaba un conductor para alimentar un sistema eléctrico, sin necesidad de otro metal ni un conductor de tierra.

En las cataratas del Niágara se construyó la primera central hidroeléctrica gracias a los desarrollos de Tesla en 1893, consiguiendo en 1896 transmitir electricidad a la ciudad de Búfalo (Nueva York). Con el apoyo financiero de George Westinghouse, la corriente alterna sustituyó a la continua. Tesla fue considerado desde entonces el fundador de la industria eléctrica.

En 1891 inventó la bobina de Tesla y en su honor se llamó "Tesla" a la unidad de medida del campo magnético en el Sistema Internacional de Unidades.

Una de las cosas más notables en la historia de Tesla es que en el momento de su muerte todos sus documentos, como inventos inconclusos, fueron incautados por el gobierno de los Estados Unidos y hasta el día de hoy sigue sin ser desclasificados.

Nikola ideó un sistema de transmisión de electricidad inalámbrico, de tal suerte que la energía podría ser llevada de un lugar a otro mediante ondas de naturaleza no hertzianas. Dicho sistema se basaba en la capacidad de la ionosfera para conducir electricidad, la potencia se transmitía a una frecuencia de 6 Hz con una enorme torre llamada Wardenclyffe Tower, para valerse de la resonancia Schumann como medio de transporte.

La Wardenclyffe Tower era una imponente torre de 30 metros de altura desde donde Tesla pensaba distribuir gratuitamente (y sin cables) energía eléctrica a todo el mundo. Idea por la que fue rechazado por sus colegas y por la que nunca se le reconocieron los grandes meritos de su carrera (en vida).

Se le ha relacionado en más de una ocasión con la explosión ocurrida en Tunguska (Siberia). Cuentan algunos de sus biógrafos que le dijo a un amigo, que hizo una expedición al Ártico, que le saludaría con un destello de luz. El mismo día en que iba a llevarse a cabo dicho aviso se produjo la misteriosa explosión en esta zona de Rusia.

Buscando el ansiado financiamiento (que nunca llego) Tesla intento entrar en el negocio militar donde como era de esperarse tuvo brillantes ideas e increíbles logros pero por suerte (o mala suerte) de nuevo sus contribuciones fueron ignoradas. Se dice que uno de sus experimentos llegó a provocar un terremoto en Manhattan y que fue capaz de provocar explosiones a grandes distancias (como la de Siberia). Sería lo que él mismo llamó El Rayo de la muerte, capaz de derribar aviones enemigos y paralizar por completo los más enormes portaviones. Sus generadores electromagnéticos también habrían servido de base para las máquinas de control mental y cerebral, ofuscando al contrincante y provocándole todo tipo de malestares físicos.

Cuentan que Tesla no hacía planos, sino que lo memorizaba todo. También se dice que sólo dormía tres horas al día e incluso que personas allegadas a él, lo vieron en activo hasta 150 horas seguidas. Según ciertos rumores, a medida que envejecía se hacía más y más excéntrico; al final de su vida moraba habitualmente en hoteles, de los cuales se marchaba (en busca de otro nuevo) cuando no podía pagar la abultada cuenta. Periódicamente convocaba a la prensa para presentar algunos de sus inventos cada vez más excéntricos. Por ejemplo, propuso iluminar parte del desierto del Sahara para que los marcianos comprobasen que la Tierra estaba habitada y contenía seres inteligentes. En sus últimos años vivió solo, huraño y desconfiado además llego a afirmar que venía del planeta Venus.

Tristemente Nikola acabó sus días sin apoyo de ningún tipo. Desde Croacia recibía una pensión del gobierno que no fue suficiente para sacarlo de la miseria e infelicidad en que falleció el año 1943.

Como podemos apreciar Tesla es de las mentes más privilegiadas en la historia de la humanidad y el mayor inventor de todos (sus inventos se cuentas por los cientos), a pesar de esto fue ignorado por la comunidad científica, los medios y sus colegas, tuvo un trato completamente injusto ya que no logro disfrutar del éxito que tanto se merecía y por el que hoy en día le debemos tanto. Un sombrío final para un gran genio que sin duda merece un lugar entre los más grandes.

2 comentarios:

Gonzalo Araya I. dijo...

Siempre se exageran un poco los detalles de tipos como este, pero de que estaba loco, lo estaba. El típico genio loco que se ha repetido tantas veces en la historia. Me queda claro que su aporte principal es respecto de la electricidad, pero no mucho más. Al menos, por eso lo conocía!!!

Saludos

Gonzalo Araya dijo...

Nikola Tesla es de esos genios que parece que cada ves escasean mas, lamentable que no haya reconocido en vida, pero al menos nosotros si lo recordamos como lo que fue.