lunes, 28 de febrero de 2011

Gatos Sagrados

Durante la historia de la humanidad se han venerado diversos animales, pero pocos han logrado la notoriedad que el gato ha tenido, siempre siendo asociados a divinidades o a características sobrenaturales. Y si de veneración hablamos, ninguna civilización adoro tanto a los gatos como los egipcios, quienes llegaron a considerarlos semidioses.

Los egipcios creían que los gatos traían bendiciones a las casas de sus amos, por eso casi toda familia egipcia tenía uno en su hogar. Hasta donde se sabe, los gatos eran llamados miu o mit, tal como suena su maullido. Los felinos domésticos eran tan queridos, que comían igual o mejor que los miembros de la familia y había hogares donde el gato era el primero en comer. Los más estimados eran los negros, que eran extremadamente raros.

En un principio el gato fue venerado debido a que mataba las ratas, grandes devoradoras de cereales y ahuyentaba a las serpientes, muy numerosas a orillas del Nilo. Era admirado por su belleza y temido por sus cualidades "mágicas" que no eran otra cosa que la capacidad de sus pupilas para contraerse a la luz de la Luna y el Sol.

Bastet, diosa de la fecundidad, era representada por una gata. Este animal era objeto de tal veneración que, cuando moría, toda la familia se afeitaba las cejas en señal de duelo; en caso de incendio, se salvaba primero al gato tutelar y, si moría entre las llamas, la familia superviviente se cubría de hollín y recorría las calles pregonando su culpabilidad. Matar un gato, incluso involuntariamente, era un delito castigado a menudo con la pena de muerte: el culpable era lapidado por el pueblo.

Los griegos no veneraron de forma particular al gato, en cambio en Roma se le otorgó el papel de compañero, cazador de ratas y encarnación de Bastet, la diosa. En el año 392, cuando el culto romano ya había fusionado la adoración a Bastet y a Diana, la prohibición de los ritos paganos decretada por el emperador cristiano Teodosio fue el punto de partida de una desconfianza súbita ante el gato que se mantendría durante siglos.

En China era un animal de compañía que solía reservarse a las mujeres, y a veces se le atribuyó el poder de atraer la mala suerte. Paradójicamente, también se le suponía la cualidad de alejar a los demonios gracias a sus ojos, que brillan en la noche. Según decían, Li – Show, divinidad silvestre, tenía incluso el aspecto de este felino.

En India, Sasti, diosa de la fecundidad, tomó apariencia de una gata. Quizá se trataba de la versión hindú de la egipcia Bastet, por esta razón los gatos fueron venerados pero en menor medida que por los egipcios.

Durante la edad media, el gato fue injustamente "demonizado" por la religión católica, lo que provoco que muchos fueran sacrificados, particularmente cuando se quemaba una "bruja" también se quemaban gatos. Como casi todo lo que sucedió en esos siglos de oscuridad, a los que llamamos edad media, el trato a los gatos es una de las muchas cosas que no debieron ocurrir.

Los gatos solo han sido importante para las diversas culturas de la historia, sino también, para el arte en general, un caso particular es la literatura donde podemos destacar a maestros del terror como Edgar Alan Poe y Lovecraft, que incluyeron a estos felinos en algunos de sus relatos más famosos, como es el caso de "El Gato Negro" de Poe, en donde el protagonista principal es una gato con características bastante sobrenaturales, por su parte Lovecraft ocupa a los gatos en varios de sus cuentos como por ejemplo; "Los gatos de Ulthar" y "En busca de la ciudad del sol poniente" en donde los gatos no solamente son decisivos en la historia sino además tienen características bien particulares, como ser los únicos seres capaces de viajar desde el mundo de los sueños a la luna y viceversa (además de ser fieros guerreros que solo temían a los enormes gatos de Saturno).

5 comentarios:

Yaolli Toltecayotl dijo...

Muy interesante la información, yo tengo un gato y acabo de encontrar dos pequeños tirados en una bolsa :( y por lo que he leido estos individuos capaces de hacer tal atrocidad deberian ser lapidados...y esos sería lo menos que merecen..., bueno, ahora tengo dos almas felinas que cuidar :) saludos¡¡¡

Gonzalo Araya dijo...

Hola, yo también tengo 2 gatos y no logro entender como hay gente capaz de dañar animales tan hermosos (en realidad no entiendo el daño a ningún animal). También comparto lo de la lapidacion como mínimo, pero que se le va a hacer, las leyes solo son para quienes pagan y los pobres animales no pueden pagar nada, una pena.

Saludos y gracias por comentar.

Anónimo dijo...

Hola, me gustó el artículo acerca de los gatos, soy admiradora de ellos aunque por el momento no tengo uno.Admiro a estos felinos que siempre han estado con la humanidad, pero que jamás han perdido su independencia. Se dice por ahí que "una persona no vive con su gato, sino que por el contrario el gato elige con quien vivir". También han sido escogidos como modelos importantes en ciencia,ejemplo :el famoso experimento teórico de mecánica cuántica: el gato de Scrodinger.
Me alegro encontrar personas con mis gustos por estos felinos y como dice un proverbio oriental:"Dios en su infinita benevolencia, creo al gato, para permitirle al hombre acariciar al león"

Gonzalo Araya dijo...

hola amig@, toda la razón, el famosisimo ejercicio mental de Scrodinger, en donde se ilustran varios principios de la mecánica cuántica, es un excelente ejemplo de "gatos Celebres" aunque lamentablemente en tal experimento (reiterando que es solo imaginario) un gato podía morir.

Que bueno que te gusto el articulo, y parece que sentimos lo mismo por los pequeños felinos. Me encanto el proverbio oriental. Saludos

Diego Silveira dijo...

Buen blog, hay buenos artículos. Saludos