jueves, 24 de febrero de 2011

Campana Nazi

Hablar sobre los grandes avances, en todo sentido, que se originaron durante el régimen nazi no debería sorprender a nadie, pero cuando estos involucran tecnologías aun inexistentes en nuestro tiempo o que están relacionados estrechamente con el fenómeno ovni, nuestra visión de la historia puede verse bastante alterada.

En esta ocasión hablamos sobre la "Campana Nazi" (Die Glocke) un proyecto del III Reich guardado en máximo secreto y catalogado por los alemanes como decisivo para la victoria en la segunda guerra mundial. El proyecto estaba bajo el mando del misterioso General de las SS Hans Kammler, un ingeniero y científico que había estado involucrado también en el desarrollo de los misiles V-2, aviones reactores, alas volantes, construcciones subterráneas, entre otros.

En una región montañosa de la frontera checa, cerca de la Baja Silesia y junto a la aldea de Ludwigsdorf, se encontraba una mina en la que los nazis desarrollaban en secreto un modelo revolucionario que ocupaba propiedades anti-gravitacionales, "la campana".

Cuando el Ejército soviético estaba llegando a la aldea de Ludwigsdorf, hoy llamada Ludwikowice, el oficial de las Waffen SS, Karl Sporrenberg, por orden directa de Hitler, llevó a cabo la ejecución de 62 científicos nazis que trabajaban en el proyecto "Die Glocke", por lo cual fue juzgado posteriormente en los tribunales como criminal de guerra.

Según los registros, el prototipo secreto habría sido trasladado a una zona de seguridad en Noruega. Lo cierto es que después de la guerra nunca más se volvió a saber de la Campana nazi ni del General Hans Kammler, ambos desaparecieron con su secreto.

La Campana nazi tenía, supuestamente, 2 cilindros giratorios que contenían una sustancia parecida al mercurio, llamada xerum 525, y cuando giraban en sentido contrario desprendían un brillo de color violeta. El exterior del artefacto estaba forrado con material de cerámica; al igual que los transbordadores espaciales de la Nasa, como el Columbia, que están envueltos en su capa más superficial por un revestimiento de losetas de cerámica, que hacen la función de aislante térmico.

Cuando se ponía en funcionamiento la Campana, los dos tambores rotatorios giraban contrariamente y el objeto se elevaba como los antiguos vimanas, y se podía desplazar; el artefacto despedía unas radiaciones que llegaron a afectar a los científicos del proyecto.

La Campana era el primer prototipo de motor anti-gravedad y abrió un nuevo camino tanto en la física como en la tecnología. De este modo este ingenio técnico podía servir como el sistema de propulsión para los secretos "ovnis nazis" que se estuvieron desarrollando en la última fase del Tercer Reich y que de haber sido terminados tal vez hubieran cambiado el curso de la guerra.
Lo más sorprendente de la Campana nazi era que este proyecto secreto había sido desarrollado con los nombres de Kronos (tiempo) y Lanterntrager (portador de luz), figurando en los documentos secretos extrañas referencias a una "Puerta del Tiempo".

Parece que el verdadero secreto de Die Glocke, es que podía ser una "Máquina del Tiempo", que para funcionar, necesitaba activar sus sistemas propulsores giratorios y realizar al mismo tiempo pequeños desplazamientos aéreos.

El 9 de diciembre de 1965, un objeto volante desconocido, con forma de bellota o de campana, se estrelló en las proximidades de la localidad estadounidense de Kecksburg, en Pensilvania. Este suceso es conocido por los ufólogos como el caso de Kecksburg. El artefacto tenía inscripciones extrañas, al igual que la campana nazi, y fue recuperado rápidamente por las fuerzas militares. Muchos testigos vieron el extraño suceso.

Todo hace pensar que el ovni de Kecksburg era el resultado del desarrollo del proyecto de la campana nazi. De hecho, la hipótesis más probable de todas es que tanto Hans Kammler como la Campana nazi acabaron en bases secretas del gobierno estadounidense.

No hay dudas de lo que un motor "anti-gravedad" pudo haber provocado en la guerra, en realidad las posibilidades son infinitas, naves (como la campana) que se movieran como ninguna otra, pudieron cambiar la guerra con facilidad, gracias a Dios esto no sucedió, pero la tecnología en sí, es sumamente interesante. La posibilidad de una máquina del tiempo no tiene mucho sentido, ya que aun aceptando que de alguna forma sirviera para "viajar en el tiempo", sabemos que las leyes de la naturaleza impiden los viajes al pasado y viajar al futuro sería bastante inútil en una guerra, de cualquier manera, la tecnología desarrollada durante uno de los periodos más oscuros de la humanidad aun no deja de sorprendernos.

3 comentarios:

Juan Antonio dijo...

Es interesante la tecnologìa de la campana nazi, no tenía idea de tan avanzada su tecnologìa y afortunadamente no se llegò a completar, sino nuestros paises tuviesen dominio alemàn. Actualmene algùn paìs estarà utilizando esta tecnologìa, espero que para beneficio de la humanidad.

ADRIAN dijo...

este tema es uno de tantos interesantes pero ojala y pudieran poner imágenes del proyecto expuesto y en verdad quisiera que investigaran sobre el paradero de Adolfo Hitler

Urkiha Rodrigo dijo...

Adolfo Hitler huyó a la cara oculta de la luna con un platillo volante impulsado por un motor de implosión antigravedad, lo hizo desde la antartida. It is known...